Cuando leemos la definición que nos proporciona el diccionario de la real academia,  encontramos que la palabra manía describe dos condiciones muy distintas: aquella “especie de locura, caracterizada por delirio general, agitación y tendencia al furor”, así como una “extravagancia o preocupación caprichosa por un tema o cosa determinada”. En el caso que nos ocupa, vamos a considerar la segunda definición, es decir, aquella condición que tiene un individuo  para actuar de forma caprichosa o de antojo, sin que necesariamente sea una enfermedad psiquiátrica, aunque pudiera llegar a serlo.

Se conoce con el nombre de Manías Sexuales, aquella situación en donde el individuo o la pareja condicionan el ejercicio de la función sexual a una serie de actividades para sentirse bien y de no ejecutarlas se siente (n) incomodo (a). En palabras más sencillas, para que la actividad sexual le parezca agradable o placentera al individuo o la pareja debe haber realizado las actividades que piensa que así será mejor o le irá mejor. Popularmente se les llama “mañas”. En términos reales, son creencias irracionales, y parten de pensamientos improductivos cargados de ansiedad con tendencia a la obsesión y la compulsión.

A continuación se describen los rituales sexuales más frecuentes:

1. Con luz o sin luz es mejor: Hay personas que para realizar sus actividades sexuales apagan todas las luces y no les gusta que la pareja les vea en la luz. Es más frecuente en la mujer. Algunos hombres señalan “no se como es mi pareja desnuda”, “no se como tiene sus genitales”. El pudor y la vergüenza esta de por medio. Otras personas, nunca apagan las luces en sus actividades sexuales, mientras que otras siempre encienden una vela aromática.

2. Con cierta vestimenta es mejor: Existen personas que piensan que con una determinada ropa les ira mejor en el acto sexual. Lo más frecuente, es una prenda de ropa interior. Incluso, el día de fin de año, piensan que la prenda de ropa interior amarilla no solo les dará buena vibra, sino que tendrán éxito en sus relaciones sexuales en el nuevo año.

3. Algunos días es mejor: Algunos individuos seleccionan únicamente un día  o días a la semana, al mes e incluso al año para ejercer la función sexual en pareja. Se observa mucho en los creyentes de ciertos dogmas y religiones. “hay quienes dicen hoy es viernes, hoy es mi día”, “en semana santa no porque nos quedamos pegaos”, “solo en luna llena”, entre otros.

4. A una hora específica: Hay quienes se sienten bien ejerciendo la función sexual en pareja a una hora determinada. Algunos solo se sienten bien con “el mañanero o madrugonazo”, y otros con “el nocturno”, o  el del “mediodía”.

5. Mejor en una posición: Hay hombres y mujeres que se sienten cómodos, adoptando una posición especifica, Les resulta desagradable adoptar una posición diferente. Se ve con más frecuencia en el hombre.

6. Con música es mejor. Hay personas cuya principal manía, es escuchar un tipo de música específica o un artista determinado, a pesar  de tener muchos años juntos. Manifiestan “solo así me siento bien”.

7. Algunos sitios si en otros no: Ciertas personas les resulta imposible ejercer la función sexual en un lugar distinto a su casa, aun cuando salen de viaje con sus parejas y deben hospedarse en algún hotel. Otras personas, solo se sienten cómodos en un determinado hotel, aunque haya mejores que ese.  Hay quienes se sienten mejor dentro del vehiculo.

8. Con alcohol me siento bien: Hay personas que solo les gusta  ejercer la función sexual con pocos o muchos tragos encima. En estado de sobriedad se sienten incómodos. Es más frecuente en el hombre.

Las manías sexuales minimizan la expresión sexual del ser humano, ya que condicionan las actividades sexuales,  vale decir, la persona no se siente bien sin la ejecución de tales manías, y estas se convierten en “controladores” generando ansiedad en el individuo y la pareja. Pudieran llegar a representar un riesgo para la salud sexual, y para la estabilidad emocional y de la pareja,  cuando el individuo no funciona sexualmente si no ejecuta tal actividad. Por ejemplo, cuando el individuo solo ejecuta las relaciones sexuales con algunos tragos de alcohol encima, y  no funciona sexualmente en sobriedad,  cuando la persona no funciona sexualmente sino tiene una prenda de vestir determinada, etc. En este sentido, se puede decir, que las manías sexuales  reducen la variedad sexual, creando en algunas personas especies de “fijaciones sexuales” Por otro lado, una manía se convierte en un ritual, el cual implica que en repetidas veces se haga siempre lo mismo, y de la misma manera,  de modo que se cae en rutina y la rutina en la muerte silente de la creatividad, el erotismo y la pasión. Es recomendable que las personas identifiquen sus manías sexuales, y se den el “permiso” de ejecutar actividades sexuales diferentes  rompiendo con los esquemas rígidos de pensamientos y establecer nuevos paradigmas en su salud sexual.

3 Comments

  1. Arnelis

    Buenas noches dr. Cotiz. En el caso de la mania del uso de alcohol antes de la relacion intima, paso por esa situacion, solo mantengo relaciones con mi páreja si estoy totalmente ebria, de resto no.¿Eso se cosideraria un problema o solo una “maña”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *